Conferencia Magistral “Salud, Política de Estado.  
Garantía de Calidad”


Dr. José María Paganini. Presidente del CENAS. Prof. UNLP.



Les presento un resumen de nuestra experiencia y pensamiento actual, que intentará contribuir a este Congreso: ¿Dónde encontramos las Políticas de Estado para trabajar un poco mejor en Salud?
Soy optimista, creo que hay muchas cosas que se pueden hacer y no estamos haciendo. El debate sobre cómo hacer un sistema de salud adecuado, con equidad, calidad, eficiencia, es mundial.  Estamos en la misma encrucijada y mi mensaje positivo es que tenemos una tremenda potencialidad.
¿Se acuerdan del desafío de “Salud para Todos”? Creo que en esa definición nos olvidamos la segunda parte: ¿Con quién? Tendríamos que haber dicho: “Salud para Todos. Todos por la Salud”. La palabra clave es “Todos”. Nunca hemos discutido ese concepto: ¿qué es Todos?
Estamos en un debate en sociedades injustas.
Encontré esta clasificación interesante, que dice que el ser humano sufrió en su evolución reciente 3 humillaciones:
- Copérnico: “El centro es el Sol, ustedes no son el centro del universo”.
- Darwin: “Ustedes no son un ser divino, son animales”.
- Freud: “Ustedes dicen que tienen conciencia pero hay otra cosa que es el inconsciente, que los maneja”.
Pero hay una cuarta humillación: la pobreza, que no ha sido superada.
No hemos logrado resolver el problema básico de la humanidad: la igualdad de oportunidades. Persiste la injusticia social, la población postergada en oportunidades, educación, trabajo, desarrollo y salud. Se plantea que con educación y salud se podría salir del círculo vicioso de desigualdades.

¿Qué hicimos en los últimos 50 años en el Sanitarismo Argentino y el Mundo?

En la década del 50-60 renace el sanitarismo. Toma cuerpo la especialidad del sector salud para dedicarse no solamente a la atención de pacientes sino a resolver los problemas de organización.



Intentamos resolver los problemas pero nunca encontramos la solución. No tuvimos constancia, hicimos una política que duró 3-5 años y luego se pasó a otra cosa… La definición de política no tuvo un basamento teórico conceptual fuerte. Tengamos coherencia en nuestras políticas. Tenemos suficiente experiencia sobre cuáles son las formas de organizar la atención de la Salud.
Sobre el tema de Calidad, se hizo investigación de calidad en distintas épocas:



Acumulamos experiencia y llegamos a definir estándares con el Manual Latinoamericano y del Caribe (un convenio entre la OPS y la FLH) y empezamos a encontrar instrumentos no solo para evaluar sino para orientar a las instituciones de salud. Un estándar es un hito para encontrar caminos de mejoría.

¿Cómo estamos hoy?
Afirmamos que en Salud existe un abismo entre lo que sabemos, los conocimientos acumulados, las intenciones y declaraciones, y la aplicación y los resultados obtenidos (OMS).
La TMI y la RMM presenta diferencia de 3 veces en grupos de población por regiones de país. La mitad de las maternidades no cumplen condiciones mínimas de calidad de seguridad. El 10% de los niños nacen en situación de riesgo (UNICEF - 2014).
Los problemas de cobertura, calidad y seguridad, en Argentina: 15.000 muertes (estimado) y 600.000 eventos adversos por año. Esto llevaría a una muerte y 50 eventos adversos por día por millón habitantes.
Problemas de gestión de la salud: sobre los 3500 establecimientos de internación y 20.000 actores de servicios de salud, en la gran mayoría (90 % estimado), no se puede identificar el cumplimiento de normas mínimas de resultados de calidad, seguridad, eficiencia.
Tenemos un sistema de salud bien instalado, con mucha intención de hacer las cosas bien. Pero los sistemas necesitan una permanente capacitación.
Sobre la inequidad en estructura financiera: el estado está poniendo el 30%, lo que significa una verdadera inequidad. Son muy pocos los países en los que el Estado pone tan poco en la salud, lo que nos da argumentos para ir a golpearle la puerta a quien corresponda.
Todo esto lleva a una insatisfacción de la población, los profesionales trabajadores de la salud (bajos salarios, corren riesgos, no tienen oportunidad de progreso, etc.).
No podemos seguir aceptando este tipo de gestión de salud en nuestro país. La atención tiene que ser la misma para todos.
En el año 2000, el informe anual de la  OMS decía: “La diferencia entre un sistema de salud que funciona adecuadamente y otro que no lo hace puede medirse en muertes, discapacidades, empobrecimiento, humillación y desesperanza”.
En el 2007, Margaret Chan (Directora de OMS): “Algo anda mal. Por primera vez la Salud Pública ha logrado definir compromisos, recursos, conocimientos. Lo que hace falta es que el poder de los conocimientos se junte con el poder de los sistemas de salud”. A esto yo le corregiría: “Algo estamos haciendo mal”, porque somos nosotros los que lo estamos haciendo.
Año 2008 (OMS): “Los sistemas sanitarios parecen hallarse a la deriva, fijando prioridades a corto plazo, de manera cada vez más fragmentada, y sin ideas claras del rumbo a seguir”.
El PNUD (2010): “La falta de coordinación y articulación atenta con la calidad y equidad. Se recomienda la participación de todos los actores”.
En 2012, Carissa Etienne (OPS): “Hay desigualdades inaceptables. El problema no se puede resolver con estrategias aisladas tenemos la necesidad de definir estrategias sistémicas”.
En 2015 aparece una información que dice que no se ha logrado ningún progreso en la atención de la salud.
El problema es del sistema. El desafío actual es definir y aplicar una política sistémica en salud: poner las cosas juntas coherentemente.
Otra cuestión importante es la justicia. Tal como lo dijeron Parsons, Rawls, Yunus y Sen… Frente a los problemas de justicia social hay buscar lograr justicias selectivas. Hay que empezar a encontrar caminos para la igualdad.
No somos injustos porque queremos, sino porque no sabemos ser justos socialmente. Tenemos fortalezas: razón moral- razón científica, conocimientos, experiencias, equidad, sistemas locales, calidad, educación, investigación. Tenemos un Estado constitucional, republicano, representativo y federal.
¿Cómo hacemos para lograr Salud para Todos? Debemos evitar los análisis e intervenciones  limitados, segmentados de la realidad; lograr un enfoque transdisciplinario.
Trabajar en políticas de Estado es hacer síntesis. Tenemos que saber cómo se hace un sistema solidario.
En la década del 40 aparece lo que se denomina “las teorías de la complejidad”. Hemos crecido en muchos campos pero no hemos sido capaces de aplicarlos.
Un sistema es un conjunto de elementos y sus relaciones. Toda la sociedad es un sistema;  sus componentes son un sistema. Un programa de salud, también es un sistema. Adentro están los actores sistémicos (AS).
En contextos democráticos, los  AS  actúan en base al concepto de “autonomía y la capacidad y responsabilidad de hacer”.





Un sistema en equilibrio saludable es aquel que bajo la razón moral permite y estimula el desarrollo de la razón científica, gerencial a todos sus actores.
En nuestro país, hasta que no logremos que todos los AS logren entrar en sistema en equilibrio saludable no vamos a estar contentos.
Proponemos crear “la idea de la calidad”. Esta idea es un movilizador integral para el funcionamiento de un sistema de salud para todos los actores que actúan como catalizadores sistémicos, que representan los valores y las evidencias.
Todos se transforman en instancias, estándares de calidad: ética, equidad , solidaridad, respeto, universalidad, conducción estratégica, accesibilidad, continuidad, responsabilidad individual geografía poblacional, información, fichero cronológico, registros, integración programas , participación, población, personal salud, educación, autoevaluación ,ciencia, humanización, resultados, seguridad, eficiencia, sustentabilidad, ámbito laboral,  transparencia, etc.
Conclusión: frente a la necesidad de lograr “Salud para Todos y Todos para la Salud” proponemos una ley, un acuerdo democrático de todos los actores: una ley sistémica para el Estado nacional, provincial, municipal y para la sociedad civil.
Es una ley pedagógica, no punitiva, de promoción y subsidio a la calidad. Una ley solidaria en el desarrollo de la salud y su financiación, porque tiene que venir con fondos logrados a partir de los impuestos.
La ley tiene 5 objetivos:
1) Identificar a todos los actores de la salud: Estado nacional, provincial y municipales; y sociedad civil.
2) Definir estándares de calidad para los actores.
3) Hacer un plan de adecuación para capacitar a todos los actores.
4) Pedir un aumento de presupuesto para la salud, que por lo menos tiene que duplicar su contribución actual.
5) Creación de la CONEASA para administrar y descentralizar del ministerio de salud la gestión, a través de un ente autónomo federal.
En el 1700, el filósofo Hegel sostuvo: “Un gobierno es el que hace realidad una idea ética”. Nosotros estamos dándole al gobierno una idea ética.
Por su parte, el escritor Gabriel García Márquez decía: “Los sistemas tienen vida propia, solo es cuestión de despertar su alma”.
Señores: ¡A despertar el alma del Sistema de Salud Argentino!


Durante la Conferencia Magistral el Dr. Paganini presentó su último libro, titulado “Salud para Todos. Todos por la Salud. La idea de Calidad”. Para acceder la versión online del libro ingrese a: http://www.cenas.org.ar/images/publicacionfinal.pdf


Video Conferencia Dr. Paganini: https://www.youtube.com/watch?v=wiSxwD3T5VI&list=PLCZJAPPTRQq1Cq-hUC_4gPMG_IABP1Wws&index=18
(Fuente FECLIBA)



Sheraton Libertador Hotel, CABA, Argentina / 2015.



Notas relacionadas:
Se realizó con éxito el XXI Congreso Internacional CAES "Salud, Política de Estado".
- Galería de Imágenes del XXI Congreso Internacional de la CAES.